DE LA TELEVISIÓN: Una historia, dos tiempos

DE LA TELEVISIÓN: Una historia, dos tiempos
Fecha de publicación: 
3 Diciembre 2020
5
Imagen principal: 

A estas alturas a nadie le asombra el nivel de la factura de las telenovelas brasileñas. Hace mucho que la productora Globo (y no solo la Globo) ha alcanzado estándares de calidad formal que la ubican en la vanguardia del arte televisivo universal.

A través del tiempo (Cubavisión; lunes, miércoles y viernes) no es la excepción. Su puesta en pantalla es un mecanismo funcional y exquisito: fotografía, ambientación, decorados, diseños de presentación y despedida, musicalización, dinámicas espaciales…

La marca de la casa, que se sostiene también en la simpatía y el “saber estar” de los elencos.

Y convence no solo el empaque. Este es un folletín con todas las de la ley. Aunque algunos los crean (con sus razones) un divertimento ligero. O incluso un absurdo desde sus presupuestos argumentales.

¿Qué es eso de que los personajes reencarnen décadas después con las mismas apariencias, los mismos nombres y casi los mismos parentescos?

¿Por qué algunos se asombran de los presupuestos de A través del tiempo? Estaban perfectamente planteados desde el principio. Había criaturas angélicas propiciando o torciendo peripecias, había encuentros de personajes que parecían predestinados, había un regodeo místico que involucraba a varios núcleos de la historia.

Y aquí y allá se hablaba de reencarnaciones, de pagar o intentar resolver en otras vidas los errores que se cometían en la presente.

Una telenovela establece con su espectador un pacto ficcional, un acuerdo tácito que abre el abanico de posibilidades más allá de la vocación documental con que se asume otros géneros.

El folletín siempre ha sido campo fértil para la invención y el énfasis, y en la tradición brasileña (no tanto en la cubana) se han narrado muchas historias de decidido (y a veces singularmente hermoso) realismo mágico, con milagros incluidos.
 
Más allá de una identificación con ciertas corrientes metafísicas (que cuentan con muchos y muy entusiastas seguidores), esta telenovela dialoga con un entramado filosófico y cultural que está en el tronco de la identidad brasileña.

De acuerdo, aquí está simplificado, puesto en función de una historia potable y sin grandes pretensiones conceptuales. Convence o no convence a potenciales espectadores. Pero es perfectamente legítimo. Y nadie debería poner en duda sus posibilidades dramáticas.

Hay mucha tela para cortar en todas las tramas, hay puntos de giro, hay contraposición. Los capítulos son una sucesión de acciones más o menos trascendentes, que no dejan caer el interés.

Al principio hubo quizás demasiado regodeo en el planteamiento de los conflictos, pero a medida que la telenovela avanzó se movilizaron las líneas argumentales y hubo momentos, unos capítulos antes del cambio de época, en que no se le dio respiro al público.

Aquí nadie ha descubierto el agua tibia: héroes románticos y villanos, personajes trágicos y núcleos humorísticos. Cuando hay mucha intensidad dramática se distiende con escenas más ligeras. El folletín de toda la vida.
 
La telenovela puede ser mucho más, obviamente, y en el propio Brasil se ha demostrado. Muchos temas de gran impacto popular y polémicas de la contemporaneidad han encontrado en algunas producciones de ese país una plataforma propicia, sin que se alterara en su esencia el abecé del género.

No es el caso, en A través del tiempo no hay grandes reivindicaciones sociales, esta es sencillamente una historia de amor. Y los altibajos del amor y las relaciones humanas seguirán siendo la columna vertebral del folletín.

Comentarios

S, todo eso está muy bien, pero entretetiene, está bien hecha y desestresa. No todas las novelas tienen que ser de la vida real y tener ensenñanzas. Hay muchas novelas o casi todas son de ficción, hasta las autobiográficas tienen ficción, imaginación de los autores y muchas cosas más, entonces por qué una novela que se pone en TV 3 veces a la semana tienen que reunir requisitos de veracidad? El que la recibe, el que está delante de la TV se sienta a disfrutar no a sufrir, ya con el pasar del día tiene bastante para sufrir.
fernandezalvarez1@gmail.com
Me agrado el comentario soy un fiel televidente de a traves del tiempo y es impresionante de la manera q se convinan esas dos vidas pactada por cosas cotidianas como el amor y la familia inmersas en relacionanes marcada por los momentos de sas epocas
Solamente por ver las actuaciones y las caras de esas mujeres, ya vale la pena ver la novela....esto y sucesor designado es lo unico que veo de la tv cubana...
Treta@gmail.com
Es real la telenovela es para entretenimiento, después de un día cargado de problemáticas es muy refrescante ver entonces escenas de amor y no de dolor. Me gusta mucho la telenovela soy fiel televidente de ella, asi que pongan más que las Tele Brasileñas me gustan mucho.
mariae.lubin@mfp.gob.cu
muy buena es una de las mejores

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video