Primer cumpleaños de La Habana sin Eusebio

Primer cumpleaños de La Habana sin Eusebio
Fecha de publicación: 
16 Noviembre 2020
0
Imagen principal: 

La Habana llega hoy a sus 501 años y la celebración anda como en sordina.

No es para menos. Ha sido un año sombrío. La pandemia nos ha nublado el horizonte. Hoy La Habana anda con nasobuco, algo totalmente inimaginable el 16 de noviembre del año pasado, cuando estallaban los fuegos artificiales.

 



Foto: Joaquín Hernández/ Xinhua

Claro, aquellas luces tampoco brillaban ya demasiado porque Eusebio había enfermado. Ya no está.

 Es el primer aniversario de la ciudad sin su Eusebio y se celebra en voz baja. No cuelgan hoy sabanas blancas, sino discretas lágrimas en los balcones de La Habana.

De todas formas, como él lo hubiera querido y porque lo merecemos, la Villa de San Cristóbal de La Habana no olvida el cumpleaños mientras anda de puntillas sobre una nueva normalidad, sin abrazos, pero sin motivos para bajar la vista porque una bien pensada estrategia gubernamental, a nivel de país y también a instancia provincial, nos ha permitido ir franqueando los tantos obstáculos impuestos por la Covid-19.

Tan bien encaminado ha estado el trabajo, que ayer en la capital no se reportó ningún nuevo contagio. Lo cual no significa, por supuesto, que el peligro haya pasado. Pero sí que los habaneros, y, en general, una buena parte de todos los cubanos, estamos aprendiendo y asumiendo las duras lecciones de no abrazar, no besar, mantenernos distanciados, lavarnos las manos, usar mascarillas y un largo etcétera de previsiones sanitarias.

 


Foto: Internet

Nos acostumbramos, en una etapa del combate contra el coronavirus, a ver las calles vacías, sin peatones ni transporte, a escuchar su silencio cortado por la sirena de una ambulancia. 

Hemos visto al Malecón bostezando de soledad y tedio mientras las filas para adquirir alimento no terminan y arrecia el bloqueo que nos impone el gobierno norteño.

Los habaneros, habituados, como todos los cubanos, al apretón de manos, al beso de buenos días o hasta luego, igual aprendimos a permanecer físicamente distanciados, a ver cómo aquel se separa aún más y con susto cuando el otro estornuda.

De todos modos, hay motivos para celebrar y la ciudad lo hace. De hecho, el programa de  conmemoración comenzó hace varios días en la Basílica Menor del Convento de San Francisco de Asís, donde, con la presencia del Presidente cubano, tuvo lugar el concierto “Eusebio Leal in memoriam”  y la inauguración de la Galería Carmen Montilla, frente a la Basílica, con la muestra “Complicidades”, de Silvia Rodríguez Rivero.

La ciudad celebra sus 501 años impulsando programas productivos y sociales, incluyendo la realización de obras constructivas, entre las que se inscribe la remodelación del Hospital Nacional de Rehabilitación Julio Díaz González, en el Reparto Fontanar, del municipio de Boyeros.

 


Foto: tomada de radiociudadhabana.icrt.cu

La vicegobernadora de La Habana, Yanet Hernández Pérez informó a la Agencia Cubana de Noticias sobre un conjunto de obras sociales que serían inauguradas entre el domingo y este lunes y que incluyen el alumbrado público del hotel Parque Central y de la avenida Galiano, así como la reapertura del piano bar Diablo Tun Tun en la Casa de la Música de Miramar.

Hernández Pérez se refirió también a las acciones para embellecer, sanear y ordenar la ciudad con un plan de pintura, reparación de baches, iluminación, señalizaciones, así como la recuperación de parques y paradas.

“Cuando se organizaron las acciones se contempló revisar, reparar y recuperar las acometidas para el 500, además de la proyección de nuevas obras y realizaciones en diferentes entidades y organismos de la ciudad”, puntualizó la vicegobernadora, quien también mencionó el estreno, esta noche, en el Teatro Martí, de un documental dedicado al Historiador de la Ciudad.

 


Foto: tomada de habanaradio.cu

Pero junto a las actividades oficiales, a discursos e inauguraciones, una de las mejores maneras de evocar el aniversario de la ciudad será siendo “Leales a Leal” , como reza la sentida campaña comunicacional desplegada por la Oficina del Historiador de la Ciudad a partir del aniversario del natalicio de ese gran hombre y consagrada a la continuidad de su obra.

Privilegiar la belleza, la decencia, la bondad, la entrega a los demás, como siempre hizo Eusebio, probablemente sea una de las mejores formas de rendir tributo a esta Habana de todos y a su eterno historiador, que aseguraba “Yo no aspiro a nada, no aspiro ni siquiera a eso que llaman la posteridad; yo no aspiro a nada, yo solo aspiro a haber sido útil”.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Galería de imágenes

La Opinión Gráfica

Video